viernes, 16 de enero de 2015

Llueve arroz: Las cosas importantes.

Hoy terminamos esta semana especial dedicada a las bodas, y por ser la última entrada no sabía como cerrarla; pensé en mucho temas, pero eran tantos que ninguno me convencía, y de repente pensé en que la mejor forma de cerrar esta semana especial es hablándoles de las cosas que son verdaderamente importantes en una boda...

Yo ya lo viví en carne propia, la organización de la boda desde que se plantea la idea hasta que estás esperando la última hora para ir al altar es toda una travesía sobre todo para la novia y lo puedo describir como una montaña rusa: 

Desde que te formas para subir ves el juego, piensas en lo emocionante que será la experiencia y mientras avanza la fila tienes varios sentimientos contradictorios, desde querer salirte de la fila porque ya no quieres hasta las ganas de que esa fila avance para que llegue tu turno...

Cuando por fin te subes vas lento hasta la cima y hay de todo, alegría, emoción, miedo, cuando por fin llegas a la cima, todo vuelve a cambiar y a partir de ese momento las emociones y situaciones se desatan...

Desde altas y bajas, momentos en los que te diviertes y otros en los que te arrepientes con toda tu alma de haberte subido, emoción por todo lo que está pasando o incertidumbre por no saber hasta donde aguantarás...

La misma idea aplica cuando organizamos una boda, hay emoción e ilusión por organizar un evento tan importante, nos hacemos muchas ideas y en el camino esas ideas o se descartan o cambian por otras nuevas, te estresas porque algo no está saliendo como lo planeabas, puedes llegar a enojarte por que algo se sale de control o falla y hasta llorar cuando un plan se viene abajo o hay problemas con las familias...

Eso es un sube y baja bien intenso de sentimientos, pero hay algo bien importante que se compara perfectamente con subir a una montaña rusa y organizar una boda: que no te subes al juego sola.

http://greenweddingshoes.com/intimate-portland-warehouse-wedding-julie-nate/

En mi caso afortunado y sorprendente (y digo sorprendente porque no creí que pasaría) encontré mucho apoyo con mi famila, con mis hermanos y mis tías, me ayudaron con todo, desde hacer el vestido hasta conseguir proovedores y hacerse cargo de varias tareas, es algo que se los agradezco, ¿Pero saben con qué estoy más agradecida? Con el apoyo moral y sentimental.

Cuando hubo situaciones difíciles en lugar de ponerse a la defensiva me ayudaron y me dijeron que no me preocupara, que se buscaría la forma de salir del problema y así fue, de una o de otra forma las cosas salieron bien, me abrazaron cuando lo necesité y lloraron conmigo de la emoción por los momentos que fueron intensos...

Viendo en retrospectiva todo el proceso, no sé que hubiera sido de todo esto sin su apoyo y sus ánimos, y esto es a lo que me refiero con las cosas verdaderamente importantes:

La familia, el amor y el apoyo que aparece de tus seres queridos y de otros que jamás pensaste que tendrías, es lo que realmente se debe tomar en cuenta.

Y claro está, lo más importante también es el motivo por el que estás organizando una boda: para celebrar el amor y la unión con nuestra pareja.

http://ruffledblog.com/backyard-indiana-wedding/

Y es que sí, queremos las flores más bonitas, el salón perfecto, el vestido ideal, es fácil perderse en el mundo de cosas por hacer, llega un momento en el que hay que detenerse y pensar en que todo esto lo estás haciendo porque encontraste a alguien a quien amar por el resto de tu vida, que te acepta con todos tus errores y virtudes y que seguramente, aunque puede que no te lo diga o te lo diga de formas complicadas, está tan involucrado como tú porque el fin de toda esta locura es festejar el amor que hay entre los dos.

Con la familia pasa lo mismo: están contentos por tí y porque tienes a alguien que te ama y con el que formarás una nueva familia, porque aunque te separas de tu hogar para formar otro, están tan emocionados como tú porque para ellos también es un nuevo comienzo, ahora con un miembro más...

http://www.pictacular.co/imagesweetness/media/366784468477347038_13203648

Puede que quieras que todo sea perfecto en ese día ¡todas lo queremos! ¡yo lo quiero! Pero ese día, desde que te despiertas, cuando faltan minutos para la boda, al llegar al salón, empieza la fiesta y hasta que ésta termina, por lo único que hay que preocuparnos verdaderamente es por disfrutar ese día.

Porque has empezado un nuevo capítulo, porque tienes una familia que te quiere e hizo todo lo posible porque ese día fueran felices y porque estás celebrando el amor en todas sus formas.

Éstas son las cosas importantes, lo que realmente debe interesar, por lo que hay que hacer fiesta, por lo que hay que sentirnos agradecidos.

Así termino esta semana temática, llena de muchas cosas, creo que esta es la entrada que más en cuenta debería tomar de este especial, ojalá y les haya gustado todo lo que platiqué en estos cinco días.

Nos leemos pronto... A celebrar el amor.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario