martes, 17 de abril de 2012

Verdades y mentiras sobre el café...


 El café es como todo: lo amas o lo odias. Habemos personas que no podemos imaginarnos el comienzo del día, el comer un pastelito o irse a dormir sin tener que tomar un café. Existen otras que no les gusta y prefieren un té o no tomar nada.

Desde siempre habemos defensores y retractores de esta bebida. La han clasificado desde espantosa hasta diabólica, y otros de deliciosa hasta celestial. Yo desde niña lo he tomado, y no me ha creado ningún mal (y si no concebir un día de mi existencia sin tomar una taza es malo, entonces es el único daño que me ha hecho el café).

Sin embargo, no puedes evitar que te llegue algún chismesito extraño o una historia urbana sobre el consumo del café que termina en tragedia, que te cuenta un amigo (o tu mamá) para que de una buena vez dejes de tomar café y no acabes con los huesos hechos astillas.

A veces funciona, en mi caso ni los chismes ni las leyendas ni los supuestos estudios científicos frenaron mi gusto al café, al contrario, me crearon la curiosidad de saber y de entender si en realidad era cierto o era otra treta que mi madrecita inventaba como aquella de que si no me lavaba las manos terminaría en un hospital con agujas en los dedos porque tendrían que cambiarme la piel (es en serio! yo de chiquita me la creí!).

Así que aquí escribo los mitos y verdades que encontré y que me dijeron, ya sea para darles la razón, o para mi gusto, a la mayoría de ellos desmentirlos: 

  • Las personas que padecen presión arterial alta no deben tomar café  FALSO.  El café no tiene contraindicaciones formales respecto a la hipertensión arterial.
  • La cafeína produce insomnio   VERDADERO. Uno de los efectos más conocidos de la cafeína es su capacidad de actuar como estimulante, retrasando temporalmente el cansancio; efecto que puede causar insomnio en personas sensibles.
  • La cafeína crea adicción  FALSO. Mucha gente dice “ser adicta” a la cafeína del mismo modo que puede serlo a las compras, al trabajo o a la televisión. Al cesar de forma brusca el consumo regular de cafeína, algunas personas pueden padecer dolores de cabeza, fatiga y somnolencia. Estos pueden prevenirse reduciendo el consumo de cafeína de forma gradual.
  •  La cafeína provoca cáncer  FALSO. Existen pruebas científicas de peso que demuestran que la cafeína no incrementa el riesgo de padecer cáncer; por el contrario, nuevas investigaciones revelan sus efectos positivos en la prevención del cáncer de colon.
  • El café combate el dolor de cabeza  VERDADERO. La cafeína tiene un efecto vasoconstrictor, de ahí que pueda disminuir o aliviar la jaqueca. De hecho, algunos analgésicos contienen cafeína.
  • Produce osteoporosis  FALSO. Los estudios no han demostrado una influencia del consumo de café a lo largo de la vida en la densidad ósea. Es cierto que produce una pérdida de calcio mínima, pero al tomarse con un poco de leche, se equilibra perfectamente.
  • Produce deshidratación  FALSO. La única manera de que la cafeína produzca un efecto diurético es cuando se consume en grandes cantidades por alguien que no esté acostumbrado a hacerlo.
Así que a tomar café con tranquilidad!!


 Ahora investigaré sobre el té, al que no soy fanática pero me gusta tomar de vez en cuando, aunque creo que a él sí hay que tenerle cuidado, porque cada uno tiene una propiedad y un uso, y si te equivocas, o te hace dormir en exceso o no te deja salir del baño!

Información sacada de aquí y aquí 
Source: onenineseveneight.tumblr.com via Rous on Pinterest 

1 comentario:

  1. Había oído muchas de las que comentas, al igual que del té, aunque como bien dices, depende de qué tipo de té hables.
    Saludos

    ResponderEliminar